7 dic. 2012

A Christmas Memory o Un recuerdo navideño


   

   Se llamaba Truman Streckfus Persons pero pasó a la historia con el semi pseudónimo de Truman Capote.

   No debe ser casual que la etimología de la palabra persona signifique máscara y que provenga del teatro griego. Tampoco el que se diga de alguien que es todo un personaje. Y de personajes sabía mucho Capote. Él mismo lo era, se dibujó como nadie y se creyó tanto que convenció al resto de las personas que, tal vez, no sabían que esto es puro teatro.

   A pesar de haber sido un escritor temprano, las novelas que lo hicieron más popular las escribió cerca de la cuarentena, algo de agradecer sobre todo en una época como la actual en la que parece que si no has publicado antes de los 20 es porque no tienes “madera”.

   El mito sobre la juventud, como si tuviera un plus especial lo que se desde la intuición minusvalorando la experiencia. La madera puede —debe— ser buena pero la arte-sanía sólo surge del aprendizaje y el cariño a la materia prima y a la asimilación del trabajo como algo más que la mera re-creacion.

   “In Cold Blood” y “Breakfast at Tiffany's”, o, lo que es lo mismo (o parecido) A sangre fría y Desayuno con diamantes como se llamó en el cine, son un ejemplo perfecto de la multiplicidad de temas que era capaz de tratar Capote, desde lo más “real” con un toque de novela negra y de crónica periodística hasta la descripción de personajes (personas, máscaras, persons) más entrañables de la historia.

   Uno de sus cuentos estaba en la lista de inolvidables de Julio Cortázar: “A Christmas Memory", Un recuerdo navideño, un verdadero regalo para estas, para todas las fechas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir tu opión.